CuriosoMundoAzul
LA ACCION DEL VIENTO | www.curiosomundoazul.blogspot.com

martes, 24 de febrero de 2009

Tema

LA ACCION DEL VIENTO

El viento es un agente geológico muy importante, especialmente en las regiones áridas y desérticas donde los productos de meteorización no están protegidos por la vegetación.
Dos son los materiales transportados por el viento: polvo y arena.
El polvo es el material más fino resultante de la meteorización mecánica y es lo suficientemente pequeño para permanecer suspendido en el aire en movimiento.
El polvo, cuando alcanza los niveles altos de la atmósfera, puede ser transportado y depositado a grandes distancias de su punto de origen. En el Báltico cae a menudo polvo proviniente del Sahara.
Los granos de arena, por ser demasiado grandes, no pueden ser transportados en suspensión por el viento, y se mueven por arrastre superficial. La arena arrastrada por el viento se mantiene a pequeña altura, menos de 2m.; su trabajo erosivo se aprecia a nivel del suelo. Bate los afloramientos rocosos y las partes blandas de las rocas se desgastan, mientras que las duras forman resaltes.
Las diaclasas se agrandan y las masas rocosas se socavan en la base; rocas en forma de seta. Los efectos de la erosión eólica se llaman corrosión.
Deposición por el viento. Los depósitos formados por al acción del viento se denominan eólicos. Distinguimos entre depósitos de polvo y arena. Los depósitos de polvo se fijan fuera del área del desierto y quedan retenidos por la humedad y vegetación.

En China hay un deposito de polvo de edad muy reciente, que cubre un área del tamaño de Francia, denominado loess, con un espesor de cientos de pies.
Se cree que el loess chino es polvo que proviene del desierto de Gobi. Los depósitos de arena se suelen acumular en zonas llanas, en puntos en los que tropieza la arena con algún obstáculo y originan dunas.
Las formas de las distintas acumulaciones dependen de la topografía, del aporte de arena, de la constancia y velocidad del viento. Los barcanes o dunas falciformes resultan de la acción de los vientos unidireccionales.
Los seifs resultan de la acción combinada de vientos suaves y persistentes, que aportan la arena, y de vientos fuertes de otro cuadrante, que la acomodan formando crestas alargadas.
Las dunas, por acción del viento, suelen ser migratorias y, con frecuencia, es necesario fijarlas; para conseguirlo, se planta vegetación herbácea adecuada, después coníferas y se colocan esteras trenzadas y rompevientos.

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.