CuriosoMundoAzul
EL ESTUDIO DE LOS SERES VIVOS | www.curiosomundoazul.blogspot.com

martes, 17 de marzo de 2009

Tema

EL ESTUDIO DE LOS SERES VIVOS

Los primeros hombres que estudiaron los seres vivos fueron los griegos, que incluyeron a las ciencias naturales en la filosofía. Después, la separaron de ésta para unirla a la medicina.
La historia de la medicina y la biología suelen estar ligadas, y muchos avances de ésta son debidos al afán de los médicos por aliviar los males del hombre.

Hipócrates fue el padre de la medicina y fue el primero que dio un concepto biológico de la vida.
Aristóteles clasificó los animales desde el punto de vista científico comparando sus órganos.
Otros hombres de la antiguedad se ocuparon de la vida: Plinio el Viejo escribió una Historia Natural, de 37 libros, y Galeno de Pérgamo inició la disección, haciendo que la medicina avanzara enormemente.

Durante la Edad Media, la biología está ligada a la medicina, la única ciencia que interesa. Floreció sobre todo entre los árabes, siendo éstos dignos de señalar los españoles Avicena y Abenzoar. Sobresalió el catalán Arnaldo de Vilanova.

En el Renacimiento surge el afán por la observación de los animales y vegetales, fomentado por los nuevos descubrimientos geográficos. Se va formando la botánica, zoología y la antropología.
La biología sigue mezclada con la filosofía y la medicina, pero no por ello permanece invariable. Contribuyen a su avance: Paracelso, genial médico filósofo, creador de la teoría de las enfermedades y sus remedios; Miguel Servet, que descubrió la circulación menor; Andrés Vesalio, que es el precursor de la anatomía, sentando las bases en un libro, De humanis corporis fabrica.


Descartes, figura del siglo XVII, sigue en la misma línea de estudiar la ciencia unida a la filosofía. De este mismo siglo y comienzos del siglo XVIII, es Van Leeuwenhoek, que construye el primer microscopio en el que observó los espermatozoides, los glóbulos rojos y los microbios, a los que llamó animalículos. Este descubrimiento tiene gran transcendencia para la biología, que realmente comienza a avanzar por sí sola a partir de entonces. Gracias a él se pone en tela de juicio la teoría de la generación espontánea, aceptada y defendida por hombres de prestigio como Buffón, autor de la Historia de la creación natural. Fue Spallanzani, a finales del siglo XVIII, quien la rebatió.
De este siglo también es el famoso naturalista sueco Linneo, que creó el sistema binomial de nomenclatura para clasificar las especies animales y vegetales. Clasificó con ella a los seres por él conocidos, estableciendo el concepto de especie.

En el siglo XIX, la biología avanza a grandes pasos. Contribuyeron a ello naturalistas de talla como Mendel, que sienta las bases de la genética; Darwin, que rebate la teoría fijísta de la evolución, con sus propias ideas, hoy parcialmente aceptadas. Se estudian los microorganismos al perfeccionarse las lentes.

En 1861, Pasteur publica un estudio sobre los mismos, echando definitivamente por tierra la teoría de la generación espontánea. Fue además el precursor de las vacunas.

Kock, en 1876, descubre la bacteria que produce el carbunco mostrando claramente las relaciones entre éste y la enfermedad. Descubre también el bacilo de la tuberculosis y, junto con Pasteur, contribuye notablemente al avance de la microbiología.

Más tarde, Iwanowsky descubre los virus sobre el mosaico del tabaco.
Fruto de estas y otras investigaciones han sido el descubrimiento por ejemplo: la penicilina, por Fleming, mostrando la vía al hallazgo de los distintos antibióticos; los trabajos de Krebs en la respiración aerobia, que consiguió fijar el ciclo del ácido cítrico que lleva su nombre; Calvin, que consiguió el ciclo de la fotosíntesis, y Ochoa, con sus estudios sobre los ácidos nucleicos.















1 comentario:

jessica dijo...

un poco de mas informacion y menos biografias
gracias

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.