jueves, 30 de julio de 2009

LA FAUNA EN EL RIO AMAZONAS

Hoy en día la cuenca amazónica no es igual a la de hace cien años. El flujo de embarcaciones, barcos y aún naves de gran tamaño, (hasta el puerto fluvial de Iquitos) ha aumentado desproporcionadamente sobretodo en los últimos 20 años.Aún hoy se pueden observar delfines a lo largo del Río Amazonas, pero la presencia de animales más raros como cocodrilos, caimanes, manatíes y anacondas está limitada a las zonas más inaccesibles, aún totalmente incontaminadas. Me refiero al Río Madre de Dios, al Manu, al alto Javarí, a las fuentes del Purús y del Juruá; al Iaco, al Tapiche, a las cuencas del Caquetá y del Putumayo, pero también al mismo Ucayali (brazo principal del Rio Amazonas, en Perú).En el enorme sistema fluvial amazónico hay una gran diferencia entre los ríos que corren en terrenos suaves y fangosos y aquellos que lo hacen en terrenos duros. Las aguas de los primeros son marrones y resbaladizas como por ejemplo en el mismo Río Amazonas, mientras que las de los segundos son azules y más limpias, como por ejemplo en el Río Negro, pero también en el Tapajos, que desemboca en el Río Amazonas cerca a la ciudad Santarém.Los peces, cuyas especies en el Amazonas son aproximadamente 3000 (más que en todo el Océano Atlántico), son grandes señores del Río Amazonas, y, aunque su supervivencia esté amenazada por la presencia invasiva del hombre y de las embarcaciones, aún hoy el gran río y sus afluentes son el verdadero y único paraíso de la biodiversidad. El pez más abundante en toda la cuenca amazónica es el Arapaima Gigas (llamado pirarucú en Brasil y paiche en los países de lengua española).Es un pez que mide aproximadamente 3 metros de largo, pertenece a la familia de los Osteoglosidos, y puede pesar hasta 140 kilogramos. Tiene un aspecto similar al lucio con labios prominentes y afilados. Las escamas, de color verde, tienen el borde rojizo en la zona caudal.El pirarucú es de vital importancia para la economía amazónica. Su carne, cortada en tiras se seca y conserva por largo tiempo. Sin embargo en algunos tramos del Río Amazonas, este es pescado aún cuando está en fase reproductiva y por lo tanto la supervivencia en algunas zonas se encuentra amenazada.En todos los ríos de la amazonas se encuentran abundantes peses gato, de todas las formas, tipos, medidas y colores. El más pequeño entre estos últimos es el caribú, que pertenece a la familia de los Tricomicteridos. Este pez, que no mide más de 6 centímetros, es definido como un “parásito”, puesto que en ocasiones se introduce en los orificios de las personas que alegremente deciden tomar un baño, y, dado que tiene espinas orientadas al revés, librarse de él es una operación muy complicada. En Colombia, en los afluentes del Caquetá y del Putumayo, existe un pez gato particular, llamado “marchador”. Su boca posee una ventosa, que le permite adherirse a las paredes. Además las aletas ventrales están dotadas de pequeños dientes que le impiden resbalar. De esta manera puede treparse por las paredes babosas de cascadas rápidas, como si fuera una combinación entre anfibio y pez.La fauna amazónica de los peces no para de sorprendernos: el pacú, conocido como wataw por los autóctonos Wayanas es el único pez en el mundo que se alimenta de frutas caídas de los árboles en los ríos; el pez de los cuatro ojos (Anableps tetrophthalmus), tiene los ojos divididos en cuatro partes estructuradas de forma diferente, de manera que, nadando en la superficie, con las extremidades superiores de los ojos observa todo lo que sucede fuera del agua, mientras que con las partes inferiores, analiza el fondo, atento a lo que sucede bajo el agua. Probablemente los peses más famosos y más temidos de la cuenca amazónica son las pirañas. Aunque su fama es aterradora, de hecho se dice que si sienten el olor de la sangre pueden descarnar una vaca en pocos minutos, en realidad, su peligrosidad es parcialmente exagerada. Estos peses, que tienen la importantísima función de limpiar las cascadas de animales muertos que podrían causar epidemias, son peligrosos sólo en determinadas condiciones, por ejemplo cuando hay excesiva población o escasez de alimentos. Yo mismo vi grupos de niños en el poblado de Pevas(departamento de Loreto, Perú) que se bañaban tranquilos, cerca a pescadores que en ese momento estaban capturando Pirañas.
El aimara (Hoplias Macrophtalmus) es otro pez agresivo de la cuenca amazónica. Es poco conocido aunque muy temido. Con el más mínimo ruido se lanza endemoniado sobre su presa, y la engulle vorazmente.Uno de los peses más extraordinarios de toda la cuenca amazónica es el electróforo, que puede medir hasta dos metros y llegar a pesar hasta 100 kilos, de la familia de los Gimnotidos (Electrophorus electricus).Este pez es una maravilla de la naturaleza, por muchas razones. Primero que todo, está en capacidad de nadar mediante particulares ondulaciones de su cola, hacia adelante, atrás, arriba y abajo. Dado que frecuenta aguas poco oxigenadas desarrolló la capacidad de substraer el oxígeno directamente desde la atmósfera, en lugar de usar el que se encuentra disuelto en el agua. Tiene órganos respiradores auxiliares, pero no es claro si esta habilidad se desarrolló con el tiempo o si es un legado de formas primitivas de peses similares a anfibios. Cada quince minutos el electróforo sube a la superficie del agua para tomar una bocanada de aire. Este pez posee dos órganos eléctricos, situados a los lados del cuerpo, cada uno de los cuales está formado por tres tipos de aparatos que emiten descargas de diferente tipo. Los llamados órganos de Sachs lanzan desde 20 hasta 30 impulsos al segundo cuando el pez se mueve, y funcionan como un sonar similar al utilizado por los murciélagos, ya que los impulsos rebotan sobre cualquier objeto circundante y son captados por una pequeñas fosas presentes en la cabeza. Este sistema le permite localizar las presas, peses pequeños y ranas; probablemente se desarrolló en el curso de millones de años precisamente porque, aunque no es del todo ciego, ve poco y vive en aguas babosas y turbias. Apenas la presa está localizada la aturde o mata con una descarga eléctrica, y entonces la devora. En los estudios de algunos expertos se observaron descargas hasta de 650 volt, que podrían matar a un ser humano. De hecho algunas muertes misteriosas de varias personas que se bañaban en los ríos amazónicos parece que sean atribuibles a la presencia silenciosa, pero terrible, del electróforo.Otro pez peligroso presente en los ríos amazónicos es la raya de agua dulce (potamotrygon). Esta raya, que puede pesar hasta 20 kilos y medir hasta 60 cm de largo, se mimetiza sobre el fondo de los ríos y es prácticamente imposible de ver, aún en aguas claras. Posee una espina dentada en la parte superior de la cola, no venenosa, pero afilada como una lámina de cuchillo. Si atravesando un río, como por ejemplo me sucedió varias veces en el Palotoa, en Madre de Dios, se pisa accidentalmente una raya, ésta puede atacar. La herida, que puede ser hasta de 10 cm de profundidad, es peligrosísima porque puede gangrenarse rápidamente. En la cuenca del Río Amazonas hay también varias especies de mamíferos adaptados a la vida acuática, desde el inicio del tiempo. Son los delfines y los manatíes, sirénidos que miden hasta 4 metros. El delfín amazónico, llamado también Inia o delfín rosado (Inia geoffrensis, boto para los brasileros y bufeo en los países de lengua española), tiene un cuello claramente delimitado, a diferencia de los cetáceos marinos, y mandíbulas potentes útiles para aferrar peses, que son la base de su alimentación. Más allá de las cascadas Teotonio, en el Río Madeira, se encuentra una especie un poco diferente de Inia (Inia geoffrensis boliviensis).
Precisamente esta localización, más allá de cascadas que puedan ser atravesadas por delfines provenientes del mar, nos indica la presencia arcaica de este animal en Sur América, cuando los disturbios tectónicos que originaron los Andes no habían sucedido.La Inia, que mide hasta 3 metros y puede llegar a pesar máximo 200 kilogramos, es casi ciego y se sirve de un sistema, llamado eco localización, para individuar los obstáculos y las presas, la gran mayoría peses, pero también anfibios y hasta tortugas.Otro mamífero amazónico, es el manato o manatí (trichechus inunguis), perteneciente a la familia de los Triquequidos. Puede pesar hasta 360 kilogramos y se alimenta exclusivamente de vegetales.El manatí es llamado peixe-boi en Brasil, porque desde lejos puede parecer una vaca de río. Normalmente vive en comunidad, hasta de 50 individuos, pero su supervivencia está amenazada, ya que en algunos ríos es capturado por su carne y su grasa. La alta humedad y la temperatura casi constante favorecen la vida de los anfibios, que en la cuenca amazónica encontraron un autentico paraíso. Son comunes los anfibios del orden anura, ranas y sapos, algunos de ellos muy curiosos, otros peligrosísimos. La hembra de la rana marsupial (gastrotheca), presenta una especie de marsupio sobre el dorso en el cual trasporta casi 50 huevos, que constituyen la cría. En el marsupio, constantemente húmedo, los renacuajos nacen y se desarrollan hasta completar la metamorfosis.Algunas ranas son peligrosas y su coloración brillante actúa como señal premonitoria. Las más venenosas, que pertenecen al género dendrobates, emiten sustancias nocivas desde glándulas situadas en la piel, por lo tanto solo con rozarlas se está en riesgo, especialmente si se tienen heridas pequeñas.La última gran clase de animales acuáticos de la gran cuenca está representada por los reptiles. En varios ríos se puede notar la presencia simpática de numerosas tortugas, la mayoría de las cuales pertenecen a la especie podocnemis expansa o Arrau. Pueden medir hasta un metro vivir más de 100 años. Desafortunadamente este animal, importantísimo para el equilibrio ambiental de los ríos, está fuertemente amenazado, por la caza indiscriminada e irrespetuosa. En el mercado de Iquitos se pueden notar decenas de cuerpos de tortugas desmembradas, listas para ser vendidas. Este triste espectáculo debe pararse. Es necesaria una obra de sensibilización con el fin de parar la masacre de este animal que, hasta hoy, está en riesgo de extinguirse.En algunas zonas de difícil acceso, como por ejemplo el Río Manu en la cuenca del Madre de Dios, existen tortugas arcaicas llamadas mata mata (chelus fimbriatus). Este reptil, tiene la mandíbula débil, privada de recubrimiento corneo. No mastica las presas, las traga enteras. Tiene el cuello alargado y, en caso de peligro, esconde la cabeza dentro del caparazón doblando el cuello lateralmente, un modo de proceder particularmente primitivo.En algunas zonas de la cuenca amazónica, en particular en Colombia y Ecuador, vive el cocodrilo (crocodylus acutus), animal que mide hasta 5 metros y es muy voraz. Desafortunadamente su número es limitado, debido al alto valor de su piel, empleada para bolsos y cinturones. Mucho más difundido es el caimán, cuyos ojitos rojos se distinguen en la noche cuando se iluminan con una antorcha. Los caimanes, que miden desde un metro veinte hasta los cinco metros, viven capturando pájaros y pequeños mamíferos que matan arrastrándolos bajo el agua. Viven también de peses y serpientes y demuestran una agilidad sorprendente moviéndose en tierra firme. La especie más común es el caimán de los anteojos (caimán crocodilus), pero también el Jacaré (caimán latirostris), lamentablemente sujeto a una caza despiadada.El caimán tiene sólo dos enemigos a parte del hombre: el jaguar y la anaconda.Mientras el jaguar es el rey de los cazadores terrestres y la arpía es la reina de los cielos amazónicos, la anaconda es el terror de las aguas de la gran cuenca y si se tiene la mala suerte de encontrarla es mejor permanecer alejados. Su nombre es un misterio, ya que los nombres indígenas yacu-mama, matatoro, aboma, se diferencian mucho del que es usado actualmente. Este gran animal, cuyo nombre científico es eunectes murinus, pertenece a la familia de los boidos, puede llegar a medir hasta 9 metros y pesar hasta 150 kilos.Existen algunas leyendas que cuentan de anacondas inmensas, largas hasta 20 metros. El mismo Percy Harrison Fawcett, el gran explorador misteriosamente desaparecido en el 1925 en la selva del Río Xingú, reportó haber medido una de 20 metros pero no haber sido capaz de matarla.Es reciente la noticia del encuentro de una serpiente enorme prehistórica, en el norte de Colombia, llamado titanoboa, que medía aproximadamente 13 metros y pesaba una tonelada.Es posible que algunos de estos animales vivan aún en las zonas de selva inaccesibles, como el parque nacional del Manu (cuenca del Madre de Dios) o del río Iaco (afluente del Purús)? De hecho, las historias de algunos exploradores e investigadores hacen creer que esto sea posible, pero hasta que no se pruebe la noticia con fotos y oportunas medidas la prudencia es obligatoria. La anaconda sin embargo es un animal temible. Se mantiene constantemente cerca al agua o sumergido cerca a charcos y zonas de aguas tranquilas.Mata las presas, constituidas por pequeños mamíferos, como chigüiros y conejos, estrangulándolas y sofocándolas y no, como erróneamente se dice, rompiéndoles los huesos. Entonces las traga y la digestión puede durar días, durante los cuales, el animal cae en una especie de trance, y es particularmente vulnerable a manadas de pecaríes y jaguares. Una vez terminada la asimilación de las sustancias calóricas y vitamínicas, la anaconda puede quedarse meses sin comer. Como puede verse la fauna estupefaciente de los ríos amazónicos no tiene comparación en otras zonas de la Tierra. Desafortunadamente está amenazada fuertemente, y algunas de estas especies están seriamente en riego de extinguirse para siempre. Es necesaria la creación de parques fluviales protegidos, en cuyas zonas sea totalmente prohibida la pesca y cada tipo de navegación a motor. Además serviría, a mi parecer, una obra de sensibilización en grupos de población amazónica joven, para que comprendan la importancia del respeto total de la naturaleza, sin el cual se llegará inevitablemente a perder gran parte de la biodiversidad del Río Amazonas y de sus innumerables afluentes, con enormes daños para todo el ecosistema terrestre.

Autor: YURI LEVERATTO

2 comentarios:

Fauna Española dijo...

Querido colega internauta

Primero es felicitarte por el blog, bueno en verdad. En estos ultimos dias tengo tiempo libre y me dedico ha ver los blog de mis compañeros internautas, y ya de camino a invitarles a vistitar mi blog.

Mi blog esta dedicado a la fauna española, su gran diversidad de hábitas, su gran cantidad de mamíferos, aves, reptiles, anfíbios, especies marinas,...

Fauna Española - Spanish Fauna
http://spanishfauna.blogspot.com

Un saludo y Feliz Navidad

CuriosoMundoAzul dijo...

Hola Fauna Española.
Gracias por visitar el blog y por tus palabras.
Visité tu blog y te enlazé.
Tienes un buen blog dedicado a la fauna.¡Felicidades!.

Un gran saludo y Felices Fiestas...!

Lo + visto

Bitacoras.com Buzzear (ES) Blogalaxia blogarama - the blog directoryPromociona tu blog en TusNoticiasdeActualidad.comdirectorio de blogs de naturalezaDirectorio Websdirectorio de weblogs. bitadiroferta vuelo Sevilla
directorio webBlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu BlogDirectorio de Blog Directorio websMi Ping en TotalPing.com THE BOBs
calzado TopOfBlogsSitiopediavuelos lowcost
directorio de blogsvuelos: billetes y ofertas SEOmoz Linkscape Score: 3.6
Directorio de Blogs Badoo messengerBlogazos.com. Directorio de Blogs en Español

www.curiosomundoazul.blogspot.com


**Los contenidos de este blog son de libre disposición, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog,manteniendo sus fuentes.** **Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si su autor cree que vulnera sus derechos de autor, póngase en contacto y serán retiradas.**
Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.**