CuriosoMundoAzul
LAS CONSECUENCIAS ECONOMICAS DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL | www.curiosomundoazul.blogspot.com

viernes, 31 de julio de 2009

Tema

LAS CONSECUENCIAS ECONOMICAS DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

La Primera Guerra Mundial, aparte de las escalofriantes pérdidas humanas -nueve millones de muertos y más de cuatro millones de desaparecidos- y de las ingentes destrucciones materiales, redujo extremadamente la capacidad productiva de Europa y la sometió económicamente a EE.UU. al contraer con este país una enorme deuda exterior, transformó el comercio mundial al competir los EE.UU. y el Japón con los tradicionales abastecedores europeos, y, finalmente, forzó al mundo capitalista a abandonar para siempre el liberalismo económico, introduciendo sustanciales modificaciones que sólo un poder ejecutivo fuerte podía imponer.

Así, Europa, hasta entonces acreedora, pasa a ser después de la sangrienta guerra la deudora de los EE.UU. al verse obligada a liquidar gran parte de sus capitales con el fin de pagar las sistemáticas importaciones a que se vio obligada a recurrir.

A partir de 1918, fecha en la que terminó la primera conflagración mundial, la supremacía del dolar en todas las Bolsas del mundo era un hecho económico de la mayor relevancia histórica, por cuanto traducía en el terreno de la economía el comienzo de la hegemonía política de los EE.UU. en el área occidental.


El período de entreguerras, que abarca desde 1918 hasta 1939, fue de depresión económica.

El sector industrial conoció primero una acumulación de "stocks" invendibles y después una aguda contracción de la producción; en ambos casos la caída de los precios de los productos industriales disminuyó el margen de beneficios empresariales.

El comercio internacional se desarticuló por la dificultad de circulación de mercancías y de capitales.


La prolongada crisis financiera -caída de los valores en Bolsa, quiebras bancarias y devaluaciones monetarias- no hizo sino reflejar primero una situación de marasmo económico ya existente y después agudizar las contradicciones del sistema capitalista.

El paro obrero, de impresionante y desacostumbrada amplitud, hundió en la más lastimera miseria a innumerables familias. El empobrecimiento de las clases medias, principalmente en Alemania y Francia, las lanzó a la desesperada búsqueda de soluciones económicas-políticas inmesiatas que resolvieran satisfactoriamente los problemas que los aquejaban.

Esta ebullición social, que atestiguaba un profundo antagonismo entre ricos y pobres, fue canalizada por un sindicalismo activo que promovió un sinnúmero de huelgas con el fin de imponer mejoras de sueldo y horario y conquistar revolucionariamente el poder político.

La crisis de 1929 marcó el punto álgido de la recesión económica del período de entreguerras.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena informacion, y fue de mucha ayuda gracias.

CuriosoMundoAzul dijo...

Hola Anónimo.
Gracias,me alegro que te fuera útil.

Saludos...!

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.