CuriosoMundoAzul
ARTE NEOLÍTICO: LA CERÁMICA | www.curiosomundoazul.blogspot.com

viernes, 7 de mayo de 2010

Tema

ARTE NEOLÍTICO: LA CERÁMICA

La cerámica tiene, en esta época, gran interés para los prehistoriadores, pues tuvo gran difusión, y sus restos son la base principal para el establecimiento de la cronología de las distintas culturas neolíticas.


Algunas de las piezas conservadas poseen una indiscutible belleza en su decoración a base de motivos geométricos y gran elegancia en sus formas, variadas y muy estilizadas en algunas ocasiones. La cerámica neolítica puede reducirse, en realidad, a unos cuantos tipos bien definidos que se difundieron por áreas extensas, pero dentro de cada uno de ellos hay que distinguir numerosas variantes a nivel regional.


En el Próximo Oriente, cuna de la cerámica, hay varios tipos, entre los que citaremos la cerámica pintada del Irán y la cerámica negra del Norte de Siria. En los Balcanes hay muestras también de varios estilos de gran belleza y variedad de formas; destaca una cerámica pintada, muy variada en su decoración, lineal o espiral y de rico colorido.

En la zona del Danubio y en Europa central encontramos la denominada cerámica de bandas o de cintas que alcanzó gran difusión. En las civilizaciones neolíticas del Mediterráneo predomina la cerámica decorada a base de incisiones, hecha con la uña o con punzones, qué forman temas geométricos tales como rombos, círculos o líneas de puntos.

Algo más tarde, y cuando se inicia la época del cobre aparece la cerámica cordada (llamada así por estar decorada con temas que asemejan a una cuerda) en las llanuras del Norte de Europa donde convive con algunos estilos muy curiosos y de bellas formas como el de los vasos o cubiletes en forma de embudo, conocido desde Bélgica a Polonia.

A finales del III milenio aparece en toda Europa desde el Mediterráneo al Báltico un estilo dotado de gran homogeneidad, la cerámica campaniforme, célebre por la belleza de sus formas y por su extraordinaria difusión. Apareció en el Sur de España, y desde allí se difundió a toda Europa, incluyendo las islas Británicas. El elemento más característico de este estilo es un vaso acampanado cuidadosamente decorado mediante una técnica de incisiones complicada y muy perfecta cuyos temas, de tipo geométrico, se disponen, por lo general, en bandas paralelas y horizontales.

Por su variedad y abundancia, destacan los ejemplares descubiertos en la desembocadura del río Tajo.


TE PUEDE INTERESAR:
¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.