CuriosoMundoAzul
CONSTRUCCIONES DE LA EDAD MEDIA:CASTILLOS, PALACIOS... | www.curiosomundoazul.blogspot.com

martes, 2 de noviembre de 2010

Tema

CONSTRUCCIONES DE LA EDAD MEDIA:CASTILLOS, PALACIOS...

El desarrollo de la vida urbana a partir de los siglos XI y XII, el auge de las instituciones municipales y de los grupos ciudadanos consagrados al comercio y la industria y el poderío creciente de algunas familias aristocráticas y, sobre todo, de las grandes dinastías reales europeas son fenómenos complejos que, entre otros, favorecieron el desarrollo durante el período Gótico de una variada y rica arquitectura profana.

Ya sea ésta rural o urbana, civil o militar, pública o privada se caracterizó durante este período (siglos XII-XV) por el empleo de fórmulas constructivas y decorativas semejantes a las de las grandes edificaciones religiosas del Gótico: arcos apuntados en ventanas y puertas, cubiertas a base de bóvedas ojivales de complejidad creciente con el paso del tiempo, decoración de tracerías caladas, interdependencia entre los diversos elementos constructivos y plásticos, etcétera.

Los primitivos castillos de madera de la Alta Edad Media fueron sustituidos poco a poco, entre los siglos XI y XIII, por otros en piedra de mayores proporciones. Su estructura, con el paso del tiempo, se fue haciendo cada vez más compleja y en su elaboración intervinieron sin duda los modelos orientales, conocidos a través de las Cruzadas, y los de las grandes fortalezas edificadas por los príncipes cristianos en Tierra Santa.

Las primeras torres del homenaje, construcción central de las fortificaciones medievales, tuvieron forma cúbica; poco a poco se fueron imponiendo modelos cilíndricos o poligonales, más aptos para la defensa. Una de las construcciones más célebres de finales del siglo XII es el Chateau Gaillard, edificado por Ricardo Corazón de León en los Andelys con una distribución escalonada de las defensas cuidadosamente calculada.

El castillo del Louvre, mandado construir por Felipe Augusto, respondía a una distribución diferente, a base de una gran torre del homenaje cilíndrica rodeada de murallas flanqueadas de elegantes torreones de igual forma. En Italia del Sur merece citarse la gran fortaleza de Castel del Monte, levantada a mediados del XIII por el emperador Federico II con plano octogonal.
En esta misma época aparecieron en distintos lugares de Europa algunas ciudades fortaleza de nueva planta, edificadas a base de calles dispuestas perpendicularmente entre sí.

A lo largo del siglo XIII y, sobre todo, en los dos siglos siguientes, los castillos europeos se abrieron a un lujo creciente y se transformaron en palacios fortificados, con lujosas construcciones residenciales de estilo gótico dentro de los recintos amurallados.

En Francia destacan, entre otras, las construcciones de Coucy, el majestuoso palacio de los Papas en Avignon y los bellísimos palacios del duque de Berry (Mehun-sur-Yévre y Saumur), conocidos a través de miniaturas contemporáneas; en Inglaterra hay también espléndidos ejemplares como los de Bothwell, Warkworth y Borthwick. En Alemania los grandes palacios imperiales (Goslar) o principescos conservaron un mayor apego a las fórmulas más sobrias de la primera época. En cambio, en Praga y en el vecino castillo de Karlstein aparecen, junto a construcciones meramente defensivas, bellos edificios góticos. Entre las grandes fortificaciones urbanas de este período es preciso destacar las de Carcasonne, Aigues-Mortes y Avignon, en Francia.
El poderoso auge de la vida urbana y comercial que se inicia en el siglo XII suscitó la aparición en algunas regiones europeas —Flandes, Norte de Francia, Inglaterra, Champagne, Italia, Catalunya— de una variada gama de edificaciones ciudadanas levantadas junto a la catedral y el castillo: ayuntamientos, casas de corporaciones, lujosos centros de contratación comercial, casas de los burgueses enriquecidos, hospitales, etcétera.

En los Países Bajos se han conservado bellos ejemplares de este tipo de construcciones urbanas. Muy notables son los ayuntamientos con sus grandes torres-campanario destinadas a convocar a los habitantes de la ciudad en caso de peligro; la totalidad de los conservados son de la Baja Edad Media y entre ellos podemos destacar los de Tournai y Brujas. El edificio urbano más importante de esta zona son las lonjas de Yprés, con una fachada de 133 metros de longitud, construidas a lo largo del siglo XIII. Las de Brujas son algo posteriores.

En Italia se multiplicó en esta época la edificación de lujosos y elegantes palacios que constituyen, mejor que las edificaciones religiosas, la manifestación más importante y original del Gótico italiano. Son muy numerosos los que han llegado hasta nosotros.

Espléndidos son el palacio de Siena y el Palazzo Vecchio de Florencia, obra de Arnolfo di Cambio. En Venecia la arquitectura civil tuvo gran desarrollo y se plasmó en edificios de refinada elegancia como la Ca d'Oro, prototipo de la "Casa fondaco" veneciana, con dos pisos, el inferior destinado a las actividades comerciales y a servir de almacén y el superior a residencia de los dueños, y el espléndido palacio de los Dogos, obra de los siglos XIV y XV.

Algunos de los hospitales construidos en esta época constituyen espléndidos conjuntos arquitectónicos como los de Angers y Le Mans, ubicados en Francia, ambos del siglo XII.

En España la Edad Media española nos ha legado un rico muestrario de construcciones civiles especialmente abundante en tierras levantinas. El temprano desarrollo de instituciones municipales en Catalunya y el auge de su comercio mediterráneo determinó la construcción de una gama variada de edificios destinados a albergar a las corporaciones y a servir de lugar de reunión a autoridades y comerciantes. Muy características son las lonjas destinadas a usos mercantiles. Las más antiguas son las de Tortosa, y la de Barcelona, que consta de un gran salón con tres naves con grandes arquerías de medio punto que sostienen una techumbre de madera; ambas fueron edificadas en la segunda mitad del XIV. La de Palma de Mallorca, obra de Guillermo Sagrera, es algo posterior y tiene tres naves con bóvedas de crucería sostenidas por pilares helicoidales. Una estructura parecida tiene la de Valencia, obra de finales del siglo XV. Ya del XVI es la de Zaragoza, hermoso monumento del Gótico flamígero.

El Ayuntamiento de Barcelona fue construido a finales del siglo XIV y comienzos del siguiente. Destacan en él la fachada, muy elegante, y el Salón del Consejo de Ciento. El palacio de la Generalidad, obra de Marcos Safont, es uno de los monumentos civiles más importantes de Catalunya. La obra fue iniciada a principios del XV y sus diversas dependencias se ordenan en torno a un patio central con dos pisos y una bella escalinata, lujosamente decorada; son muy notables la hermosa fachada y la espléndida capilla de San Jorge, bellamente esculpidas.

Dignas de mención son también las atarazanas o construcciones portuarias de Barcelona y Valencia. Se han conservado también en España un número respetable de castillos y palacios del período Gótico. La estructura de los castillos y fortalezas adoptó probablemente muchos elementos de los modelos musulmanes y ofrece múltiples variantes. A título de mero ejemplo pueden citarse en tre los castellanos los de Manzanares y Cuéllar y el castillo de la Mota; en Navarra el de Olite, construido por Carlos el Noble a principios del XV y en tierras levantinas el de Bellver, en Palma de Mallorca, con interesante estructura circular.

Entre los palacios más antiguos destaca el de Gelmírez, en Santiago de Compostela, comenzado en el XII y que es una obra de transición. Muy notable es el Salón de Tinell del palacio real de Barcelona, cubierto de madera sobre grandes arcos demedio punto tendidos de un muro a otro de la ancha nave.

Entre los palacios castellanos el más bello de todos es el del duque del Infantado, en Guadalajara, obra de Juan Guas, y uno de los edificios más representativos del estilo de los Reyes Católicos. Tiene un patio espléndido con arquerías mixtilíneas profusamente decorado con motivos algunos ya renacentistas. Se han conservado además un grán número de casas particulares edificadas por familias nobiliarias de buena posición en muchas ciudades españolas. En Castilla se creó un tipo original con puerta de medio punto con anchas dovelas, alfiz que encuadra puertas y ventanas y decorativos blasones esculpidos en piedra. Merecen citarse, entre otros muchos, la casa del Cordón, de Burgos; la de Juan Bravo, en Segovia, y la de las Conchas, en Salamanca, en la que se han introducido ya elementos renacentistas.

Finalmente, debemos aludir a los espléndidos hospitales que, a finales del período Gótico, se construyeron en algunas de las principales ciudades españolas.

En Catalunya destacan los de Barcelona y Lleida, organizados en torno a un patio central. En Castilla, Enrique Egas fue quien probablemente proyectó a principios del XVI los tres grandes hospitales de Toledo, Granada y Santiago, compuestos de dós largas naves que se cruzan en el centro y cuatro patios a los lados; una estructura cruciforme muy práctica que tuvo gran difusión posterior en España y América.

Secciones: HISTORIA DEL ARTE / ERA MEDIEVAL / DOCUMENTALES



3 comentarios:

Fabiola dijo...

Qué valiosa información!, me gustó mucho tu blog. Saludos!

Anónimo dijo...

Me gusto mucho la informacion ,es muy interesante y me sirvió mucho

Anónimo dijo...

Me gusto mucho,me sirvió de mucho y es muy interesante

¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.