CuriosoMundoAzul
SARCÓFAGOS EGIPCIOS | www.curiosomundoazul.blogspot.com

domingo, 1 de mayo de 2011

Tema

SARCÓFAGOS EGIPCIOS

En el Antiguo Egipto, los sarcófagos de la realeza albergaban al menos un ataúd, generalmente de madera, donde se custodiaba la momia del difunto que previamente era sometido a un proceso de embalsamamiento.
Muchos sarcófagos fueron construidos para permanecer en mausoleos, templos o criptas visitables, y por tanto solían estar elaborados, tallados, o adornados esmeradamente. El sarcófago estaba relacionado con los rituales de embalsamamiento y momificación, tendentes a conseguir la vida eterna. Los sarcófagos eran depositados en mastabas, pirámides, hipogeos, y otros tipos de sepulturas o edificaciones funerarias.
(Ver: El culto a los muertos en el Antiguo Egipto).


Sarcófago de Nebetit. Madera pintada. Fines de la dinastía XI. Museo Michael C. Carlos de Atlanta.

Sarcófago de Nebetit
Este ataúd rectangular se realizó en madera local para una sacerdotisa de la diosa Hathor llamada Nebetit. El lugar donde estaría la cabeza se identifica por un par de ojos estilizados (ojos de wedjat), pintados en un lado. El ataúd se habría orientado en la tumba de forma que la cabeza señalara al norte. Esto habría posibilitado al difunto, yaciendo de lado, asomándose mágicamente por los ojos de wedjat, para contemplar cómo sube el sol en el horizonte oriental, un símbolo del renacimiento.
El ataúd tiene inscripciones jeroglíficas en los lados y en la tapa. Las inscripciones verticales en los lados y extremos identifican al dueño. Las inscripciones horizontales largas se componen de fórmulas de ofrendas para el ka de Nebetit. Éstas incluyen carne de vaca, aves, pan, y cerveza.

Sarcófago interior de Nes-mut-aat-neru. Madera. Procedente de Deir el-Bahari. 700-675 a. C. Museo de Bellas Artes de Boston.

Sarcófago de Ness-mut-aat-neru
La momia se puso en un sarcófago de madera brillantemente pintado. La elaborada decoración manifiesta la posición de Nes-mut-aat-neru como miembro de la aristocracia.
Una banda central contiene los símbolos del renacimiento flanqueado por entrepaños con las imágenes que representan a dioses y diosas. En el entrepaño central se muestra escarabajo que se cierne protectoramente sobre la momia, que probablemente representa a la propia momia de Nes-mut-aat-neru.

Sarcófago exterior de Henettawy. Madera. Longitud, 203 cm. 1040 – 991 a. C. Procedente de Tebas. Metropolitan Museum.
Sarcófago de Henettawy
A principios del Tercer periodo Intermedio, el poder gobernante se dividió entre una dinastía centrada en la ciudad de Tanis y los sumos sacerdotes de Amón en Tebas. Durante este periodo la tumba privada individual se abandonó a favor de tumbas familiares, que podían ser protegidas más fácilmente de los ladrones. A menudo, tumbas que ya se habían saqueado fueron vueltas a utilizar.
Henettawy, una cantante ritual de Amón, fue enterrada en una tumba así. Su tumba, como la mayoría de las otras de su época, no tuvo las paredes decoradas. Las pinturas del sarcófago, con su énfasis en el simbolismo e imágenes religiosas elaboradas, reemplazaron a las decoraciones murales de periodos previos y reflejan el estilo y la iconografía desarrollados durante el final del Imperio Nuevo. Henettawy lleva una peluca tripartita simple y elaboradas joyas funerarias típicas del período.

Sarcófago de Tahat. Madera pintada y lino. 1070-946 a. C. Museo Michael C. Carlos de Atlanta.
Sarcófago de Tahat
Este sarcófago es uno de los más hermosos conservados en todo el mundo. Perteneció, a la dama Tahat, cantante en el templo del dios Amón en Karnak. Tales mujeres eran generalmente de alta alcurnia, lo que parece estar de acuerdo con este sarcófago excepcionalmente bello.
Las mujeres sirvieron en templos no como los sacerdotes, sino como cantantes que recitaban himnos a los dioses y tocaban instrumentos en las ceremonias.
En la tapa del sarcófago, la dama Tahat está adornada con una peluca y sus joyas más finas. Las escenas delicadamente pintadas representan a Tahat y a dioses en el juicio y el renacimiento a la otra vida. Sobre la momia fue colocada una segunda tapa secundaria con más elementos decorativos y para proteger a la momia.

Sarcófago de Paankhenamón. Lino, papiro y goma. Altura, 170'2 cm. 945-715 a. C. Instituto de Arte de Chicago
Sarcófago de Paankhenamón
Las creencias egipcias antiguas en la vida en el más allá dieron lugar a la compleja ciencia de la momificación. Las inscripciones jeroglíficas y las escenas pintadas identifican este sarcófago como perteneciente a Paankhenamón, un portero en el templo del dios Amón. La escena central muestra al dios Horus, con cabeza de halcón, presentando a Paankhenamón a Osiris, el gobernante del mundo de ultratumba.

Sarcófago de Horankh. Altura, 76'8 cm. Madera, obsidiana, calcita y bronce. Hacia 700 a. C. Museo de Arte de Dallas.

Sarcófago de Honrakh
En el culto egipcio de los muertos, la supervivencia del cuerpo del difunto era sumamente importante. Este sarcófago identifica al difunto, Horankh, con Osiris, el Señor del más allá. Osiris se muestra como una momia real; su rostro de color verde significa el crecimiento de plantas y la vida nueva. El énfasis estético se coloca en la vida y la vitalidad imperecedera antes que en la muerte. En su estilo, este sarcófago recrea las formas puras y poderosas del arte egipcio del Imperio Medio.

Sarcófago de un niño. Madera. Altura, 90 cm. Museo Británico.
Sarcófago de un niño
Este pequeño sarcófago está muy bien realizado, a pesar de su forma simplificada y la ausencia de inscripciones o decoración pintada. La tapa y la caja parecen haber sido talladas de un solo trozo de madera, y las marcas de herramientas son todavía visibles donde el artesano ha suavizado la superficie.
El niño difunto es representado llevando la peluca tripartita y barba rizada asociados con deidades egipcias. La cara se ha tallado finamente, con la atención particular al modelado de ojos y orejas.
La forma y las proporciones del sarcófago son las indicaciones claras de su fecha, siendo claramente semejantes a los sarcófagos antropoides de piedra del Periodo Ptolemaico.

 Sarcófago interior del sacerdote Hornedjitef. Longitud, 194'5 cm. Anchura, 60 cm. Procedente de su tumba en Tebas. Museo Británico.
Sarcófago de Hornedjitef
La momia de Hornedjitef se cubrió con una máscara dorada y se colocó en dos sarcófagos antropoides de madera. Los sarcófagos siguen la práctica funeraria tradicional egipcia en la forma y la decoración.
La tapa del sarcófago interior está decorada con un pectoral terminado en cabezas de halcón. En el centro se representa una imagen del ba, y una escena en la que Hornedjitef adora a cuatro divinidades. Debajo del cuello está un texto funerario y a los lados las figuras de dioses: los cuatro hijos de Horus y las diosas Isis y Nephthys.
El interior de la tapa está decorado con muchas figuras, en su mayor parte relacionadas con la astronomía. Su posición en la tapa del sarcófago es particularmente apropiada, ya que la tapa se identificó simbólicamente con los cielos. La figura central es Nut, diosa de cielo, en cuyo el cuerpo se escribe el texto del capítulo 89 del Libro de los Muertos. A su izquierda, una lista de planetas y decanatos. A la derecha, las constelaciones del hemisferio septentrional.


¿Tienes problemas para visualizar la lista de seguidores?
Haz click aquí para seguir este blog.